domingo, 20 de noviembre de 2011

Somos iguales y diferentes, diferentes e iguales


La Asociación Suiza Pro Infirmis trabaja en pro de las personas con diversidad funcional. Esta asociación concentra su atención en la inclusión social, en el empleo y el respeto de todas las personas con diversidad funcional en Suiza (Alrededor de 780.000).

Su última campaña de sensibilización tiene mucho que ver con la empatía social. Eso que tan relacionado está con la “Teoría de la Mente”, ese problema que al parecer las personas con autismo tienen tan afectado y que parece hacerlos tan diferentes al resto de la sociedad. Una sociedad a la que parece importarle un soberano bledo el paro, el hambre, las guerras, la pobreza, etc,… ¿No es eso una gran carencia en la empatía? Ya que la empatía parte de ponerse en los zapatos del otro. Por tanto, en esta sociedad nadie parece ser capaz de ponerse en los zapatos del más necesitado, de quien realmente necesita de la solidaridad y apoyo de los demás.

En un relato que leí en un blog, el escritor relata que un día paseando por la ciudad pasaba junto a una persona sin hogar, el hijo del escritor y él. El hijo le preguntó -a su manera- al padre que por qué ese señor estaba durmiendo en la calle. El escritor le respondió que era por que no tenía casa. El hijo le contestó: nosotros sí, dile que venga a casa con nosotros. Ante esta respuesta, me sentí igual que el escritor, quien comento: Qué quieren que les diga, me hizo sentir como una mala persona. Y cuando vio por televisión que miles de niños no tenían juguetes, sin mediar palabra se fue a su habitación y llenó una caja con sus mejores juguetes y los puso delante de la televisión. A modo de ofrenda; como es lógico esos y muchos otros enseres de mi casa acabaron al otro día en una asociación destinada a la ayuda a quienes más necesitan.

En teoría, he leído y hasta de loca me han catalogado, de ver cosas que no hay en mi hijo Jesús, un Asperger de 6 años, porque según la norma y estudios, él debe tener carencia de empatía social, recordaré el video, la historia que he compartido y le responderé igual que el escritor del blog: ¡Qué hizo usted el pasado año por los demás! Y por eso, esta sociedad en crisis, que se ceba en quienes menos tienen, mientras los ricos son cada vez más ricos, creo que tiene un problema, uno muy serio, y es una grave carencia en su capacidad de empatía social.

Les regalo este vídeo, es hermoso, protagonizado por Fabian, un joven con diversidad funcional, quien cuando sube al autobús siempre viaja con el asiento de su lado vacío, la gente no se le acerca. Pero Fabian se disfraza de oso y se planta en medio de una plaza a repartir abrazos, y la gente se le acerca y le abraza. ¿A quien abrazan los ordenados Suizos? ¿A Fabian, o a su disfraz? 

El lema es ¿Tenemos que disfrazarnos para que te acerques? (do we need to disguise ourselves to get closer?) ¿Quien tiene realmente un déficit en la empatía emocional? ¿nosotros los “neurotípicos” o quienes sí tienen lugar en su corazón para todos? Una persona con autismo jamás te juzgará por tu dinero, solo por cómo eres. No los juzguemos nosotros a ellos por ser más humanos.


Publicar un comentario