miércoles, 12 de octubre de 2011

Descubrimiento


Estoy receptivo al gozo del descubrimiento.

Los niños se sienten fascinados por la vida. Se maravillan ante cualquier aspecto de la naturaleza que puedan tocar, ver o sentir. Disfrutan cada viaje en el automóvil, cada visita al parque o cualquier paseo por la comunidad como que si fuera una nueva aventura. Para ellos, cada día es un descubrimiento.

Con emoción y gozo genuinos, despierto cada mañana receptivo a nuevos descubrimientos y a nuevas ideas, anticipando nuevas y mejores oportunidades.

¡Qué manera tan maravillosa de comenzar el día! 

Qué manera tan poderosa de vivir. Decido permitir que la vida y sus misterios me hagan sentir fascinación. Al hacerlo, descubro más de mí y del mundo a mi alrededor.
Publicar un comentario