viernes, 23 de septiembre de 2011

Hoy y Ayer



Recuerda que recogeremos, infaliblemente, aquello que hemos sembrado.

Si estamos sufriendo, es porque recogemos los frutos amargos de los errores que hemos sembrado en el pasado.

Permanece alerta en lo que refiere al momento presente. Planta ahora semillas de optimismo y de amor, para recoger mañana frutos de alegría y de felicidad.

Cada uno recoge, exactamente lo que sembró
Publicar un comentario en la entrada