jueves, 29 de septiembre de 2011

En el Arcoiris: Mis días grises... Hacer y no hacer


Mis días grises

Mi hijo Jesús, un niño Asperger de 6 años, ya ha cumplido su primera semana en Primer Grado de Educación Básica, y aún hay situaciones que le frustran y me entristece no poder ayudarle más allá de lo permitido, como madre y como especialista.

Hoy justamente, antes de llegar al colegio, iba conversando en voz alta consigo mismo y decía que debía copiar toda la tarea, no debía levantarse tanto de su puesto, cuando hablara que no repitiera como eco las cosas que dicen porque no quiere que le digan loco, tonto o raro.

Mi corazón iba llorando, mi boca muda y la mirada perdida en el camino. Jesús seguía hablándose y de vez en vez me preguntaba si estaba bien que no copiara la tarea, los amiguitos tampoco lo hacen, solo le respondía con una sonrisa: cielo, si la maestra escribe en la pizarra la tarea, debes copiar todo, si ves que va a borrar la pizarra, pídele de manera educada que te espere un poquito.

Jesús no me mira, estamos hablando y no hay contacto visual, solo esquiva la mirada y pasa sin dejarla en un sitio específico... repite más de 3 veces la última frase que dice y nuevamente está inquieto, se levanta y salta, camina y salta, hace muecas extrañas y de repente... ya no está... debo tocarlo o llamarlo para que retome el momento. De esto, tiene desde el lunes así y ya hoy es jueves... Igual hoy. Mientras conversaba yendo al colegio, que nos queda a 3 cuadras de la casa, iba hablando en tono bajito, y al responderle algo que oigo, no me miraba, yo cariñosamente le tomaba la barbilla y llevaba sus ojitos a que coincidan con los míos, y una sonrisa repentina me regalaba...

Al buscarle al mediodía, salió contento, sonriente. Le abracé mientras le pregunté ansiosa a la maestra ¿cómo le fue a Jesús hoy?, ¿copió toda la tarea, hizo todas sus actividades? 

Deseosa de oír: Si, Jesús es un niño aplicadísimo y copió todo, hace caso y se está quieto atento... rompe el silencio grato la maestra diciéndo: No copió nada, hoy no hizo nada, solo caminaba de aquí para allá y de allá para acá, así que lo dejé quieto.

¡Dios me dije! ¿Qué esperanza tiene una persona de superarse si no le ayudan?..., si sé que mientras lees dirás que es porque Jesús debe estar en una escuela especial por su condición... los 4 especialistas y mi persona, no por capricho, sustentado en observaciones, estudios y test, hemos coincidido en que los niños como Jesús, con este leve grado de inadaptabilidad y compromiso cognitivo; deben estar entre niños promedio para que se superen y modelen conductas operativas. En un centro de niños especiales, con retardo y compromiso cognitivo mayor al de Jesús, mi hijo no avanzará, se estancará y hasta retrocederá.

Mientras almorzábamos y mi querubín me contaba con grandes ojos emocionados lo que hizo en el receso (que juega solito con "añuñeco" su gato malcriado que expresa el lado oculto del carácter de Jesús) y saltaba alto, alto, se detuvo y me cambió el tema diciéndome:

- Mamá sabes, la maestra me dijo; ¡Ay ya Jesús, sal, total, tu no haces nada!

Esto que le sucede es producto de su adaptación, no puedo exigirle más a la maestra, pero si puedo pedirle que cuide su manera de expresarse frente a Jesús y a sus compañeritos para disminuir la etiqueta (que ya la tiene por no saber manejar la información de manera adecuada, sus amiguitos le gritaron ¡Asperger, Asperger!) y no sentirse discriminado o extraño.

Mañana iré al especialista y conversaré la posibilidad de esperar a que se adapte y educar al profesorado y comunidad del colegio o, cambiarle a la escuela especial a pesar de mis sentimientos y decisiones. No es justo que por mi egoísmo, someta a estas situaciones a mi hijo que, no tiene la culpa de estar en un mundo que no le tiende la mano.

Sé que es así, que su condición (su trastorno) se manifestará, se dormirá y luego regresará... como vanos recuerdos de vivencias pasadas... es aquella parte de mi que se dice que ojalá todo pasara y eso se quedará allá, lejos en el recuerdo y a nuestro presente jamás volviera.
Publicar un comentario en la entrada