sábado, 3 de septiembre de 2011

Confia en Dios

Dios me provee todo lo que necesito.



A menudo, trato de controlar lo que sucede en mi vida. Más, aún así, algunas circunstancias se desenvuelven de maneras inesperadas. Por ello determino confiar a Dios todos mis planes y resultados.


Si siento preocupación, elijo tener una nueva actitud hoy, consciente de que preocuparme no es ni beneficioso ni útil, sino que más bien aumenta mi ansiedad.

Decido sentir la paz, el amor y la guía del Espíritu morador.

Aquieto mis pensamientos y respiro profundamente.

Dejo ir, permito que Dios actúe y confío.

Dejar ir es una demostración de mi fe.

Tengo confianza en que Dios está activo en mi vida y que Su espíritu provee todo lo que necesito en el momento correcto y perfecto.
Publicar un comentario en la entrada