martes, 6 de septiembre de 2011

Bendición


Gracias a mi trabajo, bendigo a otros y me bendigo a mí mismo.

Por medio de mi trabajo, la actividad creativa y el logro, soy un canal a través del cual la energía del Infinito encuentra expresión.

Bien sea que trabaje en una oficina, fábrica, tienda, en casa o en otro lugar, el espíritu de Dios obra por medio de mí.

Con cada tarea, doy salida a la habilidad creativa del Espíritu morador.

Si mis actividades se vuelven difíciles, respiro profundamente y hago una pausa para orar.

Recuerdo que no soy yo, sino Dios, quien hace la obra por medio de mí.

Luego regreso a la actividad “como nuevo”.

Todo lo que hago, lo veo como una bendición.

Gracias al espíritu divino, mi trabajo me vincula con la vida y con los demás, revelando mi naturaleza divina
Publicar un comentario