domingo, 7 de agosto de 2011

Escuchar




Escucho desde mi corazón.Confío en mis oídos para oír, mas confío en mi corazón para escuchar. 


Cuando alguien me habla, no sólo oigo las palabras, sino que escucho verdaderamente lo que la persona dice y estoy atento a los sentimientos que expresa. 


Soy un oyente activo y afable, pidiendo clarificación para comprender mejor. Lo hago de esta manera porque sé lo que significa ser escuchado.

También escucho con el corazón los mensajes del espíritu crístico en mí. Aquieto mis pensamientos y espero en el templo del silencio sagrado por el silbo apacible y delicado.


 Mi guía y ayuda pueden provenir por medio de palabras, sentimientos, o como una certeza inequívoca. 

Si necesito confirmación o clarificación, pido y escucho, sabiendo que recibiré.

Euclides Pérez - La Palabra de Hoy
Publicar un comentario