domingo, 31 de julio de 2011

Optimista

Hay momentos en los que desearías ser invisible. 

Hasta el viento lleva cargas que no son suyas, no deja de darnos suaves y frescas brisas
Publicar un comentario