domingo, 31 de julio de 2011

Actitud



Ver las situaciones conflicto como piedras permite decidir en: tropezarte con ellas, usarlas como instrumento o evadirlas en el camino.

El agresivo se tropieza con ellas, el pasivo las evade y el asertivo las usa como instrumento. Para ser asertivo sólo debes dejar fluir.

Pensar en las situaciones que nos limitan o nos mueven el piso nos permiten ver nuestra realidad desde un espejo, mirándola diferente.

Dale la vuelta mira distinto piensa que todo puede cambiar toda la fuerza que hace falta la tienes dentro del alma allí la vas a encontrar.

Mientras más pienso en lo que puedo hacer, menos me ocupo en accionar las decisiones correctas y me preocupo en ideas que me impiden avanzar.

Por eso, déjalo fluir, como el río, no trates de detenerle, de encerrarle ni limitarle; déjalo fluir, que el río es dinámico, hasta el agua cambia.

Las situaciones que causan dolor, incertidumbre y desconcierto, son las que llenan del vigor necesario para accionar, decidir y avanzar.
Publicar un comentario en la entrada