lunes, 17 de enero de 2011

Mi hijo(a) es homosexual





Una de las más grandes satisfacciones que tenemos como seres socialmente humanos es la de formar una familia, verla crecer y qué esta se prolongue en nuevas familias... Es ver a nuestros hijos, hijas convertirse en hombres y mujeres de bien, formar su propia familia, que amen y sean amados y que, en su momento, tengan hijos sanos, fuertes y grandes.


El verles crecer sanos, dentro de un ambiente armónico, alejados de algunas de las situaciones que pudieran provocarles conflitcos, confusiones, es nuestra mayor meta, es como si quisiéramos alejar totalmente, en todo sentido, de cualquier contaminación que vaya en contra de nuestras creencias, formación, valores e idiosincracia.


¿Pero, aquellos padres que, durante el desarrollo de sus amados hijos, notan inclinaciones que no corresponden a su sexo, a su masculinidad o femeniedad? Asalta el temor, la vernguënza, no por la vida de nuestro hijo, de nuestra hija, sino por el pensamiento en que esa conducta es producto de un descuido de nuestra parte, de una permisividad o una tiranía, de que tengo la culpa porque en mi familia hubo un caso así, el miedo al qué dirán, a poner en dudo nuestra propia condición sexual, como si los hijos fueran extensiones de nosotros mismos...


Los hijos son derivaciones de nuestra integralidad (si lo vemos desde las matemáticas) pero no son nosotros mismos. Si dentro de su desarrollo cognitivo - conductual hay una inclicación homosexual, es porque así tanto el entorno como ellos mismos tienen esa parte bio - psicosocial, estamos involucrados pero no comprometidos.


Algunos estudios confirman que la homosexualidad - lesbianismo es aprendida, por condicionamiento operante (Skinner), sin embargo existen individuos que genéticamente son machos en cuerpos de hembras y viceversa. Uno de los primeros comentarios que digo cuando a mi consulta se presentan familias, padres con este "problema" para ellos y vergüenza para todos, es que definamos sexo, sexualidad y veamos la diferencia entre sexo y género.


En reuniones de la RAE aclaran de manera bien sencilla ambigüedades propias de la lengua: la silla es de género femenino pero no es hembra (sexo) y el sillón es de género masculino pero jamás será macho (sexo) Aclarando esto, los seres humanos, seres vivos tenensmo sexo, desde que nuestras células están formándose y creciendo y en algún momento sucede algún "corto circuito" o "doblamos mal en una esquina" y sucede la transexualidad (distrofia de sexo) y un macho crece en el cuerpo de una hembra sugiriendo una lesbiana o una hembra en el cuerpo de un macho (Güey)


Un lector, en un comentario me dejó la pregunta: ¿qué debemos hacer?, mi respuesta es otra pregunta: ¿hacer con qué?, Los hijos como la familia no se escogen, nos tocan, no hay devolución y menos si haz invertido años de amor, de dedicación. Duele pero no dejas de amarle, duele porque le amas y desde que nacen decimos "Quiero que sea feliz, que lo amen, lo respeten, lo tenga todo" entonces, ¿quienes somos para renegar de ellos? Si el hijo, la hija son felices como son, se aman, se aceptan y desean libremente ejercer su condición sexual (luego de un estudio psicológico, orientación y apoyo emocional, ya que no es sencillo decir SOY HOMOSEXUAL, AMENME y ACEPTENME) ustedes como padres, yo como madre, veré y aprenderé a ver a mi hijo, hija, no a su condición. Lo que nos perturba a los seres humanos es el qué dirán, el sentimiento de culpa y de responsabilidad, que en este caso no debería aparacer pero es el pilar de todo conflicto familiar.


Un hijo homosexual es un hijo que siente, que ama, que no tiene nuestras costumbres pero que nos enseñará desde su vida a aceptarle como ser humano. No juguemos a Dios ni a los psicólogos, preguntándonos ¿por qué a mi?, ¿por qué a nosotros, por qué èl es así, ella es así? Es fácil, lo sé, decirlo sin vivirlo... el sentido de pérdida que experimentan estos padres que al ver o notar esta inclinación de su hijo (a) es debastador, por haber puesto sueños personales en otros...


Mi consejo: ámenlos... Cuando se tiene un hijo, se tienen todos los hijos del mundo... AMENLOS que ellos se los permitirán
Publicar un comentario en la entrada