viernes, 29 de octubre de 2010

Aprende a sonreír




Haz tu sonrisa
tan discreta y sutil como tu canto;
tu ser irradiará más hondo encanto
si nunca en gesto rudo se precisa.

En triunfo o en dolor, tras indecisa
sombra clausura tu secreto santo,
que sólo tú eres digno de tu llanto
y sólo tú comprenderás tu risa.

Verás la vida a tu querer sumisa
si sabes sonreir; tiende al quebranto
y al triunfo la piedad de tu sonrisa;

y nadie sepa, al descifrar su encanto,
si es ella, un llanto que se alegra en risa,
o es una risa desmayada en llanto.
Publicar un comentario