miércoles, 22 de septiembre de 2010

¿Cómo hago? Con nada se queda quieto... La Hiperactividad en los niños




Si sospechas que tu niño tiene TDAH, y aún no le haz consultado a algún especialista, debido a tantos factores que no nos compete ahora, te daré unos tips, que a mi como madre y como Orientadora, me han servido para "apaciguar" esa personalidad avasalladora y alborotada de un niño inquieto, travieso, revoltoso. Empecemos con lo sencillo, son dos pasos fáciles de realizar y que los haremos como hábitos:



1. HABLELE MIRANDOLE A LOS OJOS: es importante el contacto visual, ellos son inquietos, traviesos, desordenados, alborotados, escandalosos en ocasiones. Es que tienen tanta energía que a una la cansan, jajajaja, y la maravilla de eso es que podemos usarla en pro de su educación y su disciplina. 

Al hablarle mirando sus ojos, si evaden, con la mano, suavemente se le agarra desde el mentón y se ponen sus ojitos frente a los nuestros, con cara amable, risueña. Si estamos molestos, no, no hagamos nada, su cerebro está situado en sus actividades y pensamientos, no haremos nada ofuzcándonos, no entienden realmente qué te sucede, tú te molestarás más por su actitud desentendida y creará tensión y malestar a ambos.



2. HABLE CLARO: decirle laaaaaaaaaaaaaaargas explicaciones, o darle sermones interminables explicándoles porque no esto o porque no aquello, que eso no se hace porque es así o asá; en fin, esas conversaciones les aburre rápido, se inquietan y otra vez se alborotan y corren, saltan, gritan, muerden... 

Una palabra clave si quiere que se aquiete. 

Haciendo el paso 1 se dice (Usaré el nombre de mi hijo a modo de ejemplo): 

- Jesús, mírame (tomándole la carita y buscando que su mirada coincida con la tuya), hola Jesús vamos a sentarnos, (siéntate con él, así brinque, salte, tómalo de la mano y siéntalo, busca que te mire si vuelve a perder la atención; su cerebro dará orden de enfocar los ojos en ti, y su adrenalina empezará a disminuir en proporción)



A la par de esto, tu misma vas calmándote, en caso de que su conducta te haya alterado un poco, te haya puesto nerviosa o molestado. Debemos primero centrar nuestras emociones, pues con muchas emociones activadas, es difícil controlar la situación.

Es importante detectar las actividades que le gustan y le entretienen, ellos tienden a cambiar de actividades debido a que no logran concentrarse en una sola, se aburren muy rápido. Asignarles "misiones" es para ellos realmente regocijante, debemos aprender a jugar con ellos y así mejorar nuestra comunicación.

En próximas entregas seguiremos con esta guía corta para ayudar a los padres y familiares de niños Hiperactivos.

Fanny Vanessa

Publicar un comentario en la entrada